Free Web Hosting Provider - Web Hosting - E-commerce - High Speed Internet - Free Web Page
Search the Web

Mazapil
Nuestras Raices

Principal

La Parroquia

Historia

Real de Minas...El Esplendor

Museo "Marques de Aguayo"  

Salaverna

Album de Fotos

Nuestro Padre Jesús

La Marcha Zacatecas

Otros Sitios

Mazapil, Zacatecas, Mexico

Una larga y rica historia...

 

TC

Fundación

Alcaldes desde 1862

Real de Minas...El Esplendor

 


El Real de Mazapil...
Mazapil, founded in 1562, is located 21 km to the east of Concepcion del Oro. The first place to visit is the Parroquia de San Gregorio.

El desarrollo de la minería en Zacatecas a principios de la década de 1550, motivó que fueran reanudadas las exploraciones hacia el norte de esta región. Afirma Peter Bakewell que "la hostilidad de los indios no obstaculizó en medida considerable las exploraciones hacia el norte después de 1560, como tampoco en la década anterior. Francisco de Ibarra, que a los dieciséis años de edad condujo su primera expedición (entrada) hacia el Norte, desde Zacatecas, en 1554, llegando al sitio donde más tarde se levantó Mazapil".1

El Real de Mazapil...
Mazapil, fundado en 1562, está localizado a 21 km al este de  Concepcion del Oro. El primer lugar a visitar es la Parroquia de San Gregorio.
La población del valle de Mazapil estaba formada por indígenas nómadas, cazadores-colectores, que los españoles llamaban sencillamente chichimecas y en breve tiempo identificaron como guachichiles. Hacia 1562, Pedro de Ahumada Sámano confirmó la noticia de que algunos españoles habían llegado hasta dicho valle y lo encontraron habitado por más de 6,000 guerreros armados de arcos y flechas. Sin duda que la población estaba formada por una cantidad mayor de habitantes tan sólo si pensamos en las familias de esos individuos.2

Las noticias proporcionadas por Pedro de Ahumada, aunque breves en la descripción de los primeros habitantes de Mazapil, nos dejaron alguna rápida pincelada de su carácter y costumbres: "son todos los que se han visto desnudos y andan como alárabes y salvajes, sin tener lugar cierto"; el lugar de su ubicación estaba "casi a la parte del nordeste de las minas de Zacatecas, a veinte y dos leguas de ellas"; también "hase hallado entre ellos algunas cosas de las que roban en los caminos a españoles, por donde se entiende que acuden al robo"; mantenían guerra con los indios zacatecas, quienes vivían en el valle que se extendía hasta las altas montañas en cuyas faldas se encuentra ahora Concepción del Oro; los indígenas zacatecas afirmaban que los guachichiles eran caníbales y comían a sus prisioneros.3

La situación de guerra en el valle de Mazapil atrajo la presencia de los soldados españoles y con ello el descubrimiento de importantes yacimientos de plata.4 Tal y como ocurrió con el hallazgo de otros depósitos argentíferos, los españoles pudieron haber recibido información de la existencia de minerales, especialmente plata, por boca de los propios indígenas, situación admisible si consideramos que la presencia de los guachichiles en la lejanía del valle de Mazapil, respecto de otros asentamientos mineros, no representaba ninguna amenaza directa e inmediata a su supervivencia como para llevar hasta allá la guerra sólo como medio defensivo. Alrededor de 1567 una nueva expedición logró asentar un campamento y el alcalde mayor de Zacatecas envió un diputado para la organización de la vida pública y administrativa de las minas, al mismo tiempo que la Audiencia de Guadalajara, en virtud de la importancia del descubrimiento, hizo lo propio con un Alcalde Mayor.5

De acuerdo a las noticias que el oidor Francisco de Alarcón remitió a Felipe II, las minas de Mazapil estaban consideradas como de gran valor por la abundancia de su producción argentífera, "donde se saca cantidad de plata y se tiene entendido que serán de grande riqueza". Correlativo a ese hecho, encontramos que la población había sido rápidamente atraída hacia el valle: más de 150 españoles ya estaban asentados en las minas, sirviendo de ejemplo a los guachichiles para atraerlos al sedentarismo y convertirlos al cristianismo, medida que fue de poco éxito por lo menos en las tres décadas siguientes de la vida de Mazapil.6 La Audiencia de Guadalajara designó como alcalde mayor a Francisco de Ibarra, quien fuera descubridor y fundador de Mazapil.

Hacia el mes de noviembre de 1568, bajo el mando del teniente de alcalde mayor Francisco Cano, diez y siete españoles salieron de Mazapil a explorar los territorios del norte en búsqueda de minas, internándose por más de 70 leguas en un recorrido que, en la actualidad de las condiciones del semidesierto que rodean a Mazapil y Concepción del Oro, se antoja a paisaje mítico, paradisíaco: "todas 70 leguas por tierra llana, fértil de agua y arboledas, nogales, avellanos y parrales", hasta desembocar, según asentó Francisco Cano, en la Florida, nombrando la Audiencia a dicho personaje como alcalde mayor de todo el territorio descubierto. Para 1569, teniendo como punto de partida las minas de Mazapil, nuevos yacimientos habían sido descubiertos en el norte del reino de Nueva Galicia.

Debemos resaltar que "Aguascalientes, Jerez de la Frontera y Saltillo" fueron descubiertos por soldados y, "este también fue el caso, indiscutiblemente, en otros lugares". Un ejemplo de esa tradición fue el caso de Juan Gordillo, soldado asentado en las proximidades de Mazapil, quien combatió a los guachichiles durante largos periodos; con el tiempo, Gordillo "pidió autorización para establecer una estancia de ganado mayor y dos caballerías, que estaría localizada en la tierra de guerra, cerca de las minas de Mazapil (abril de 1569)".7


Notas:

1 BAKEWELL, Peter: Minería y sociedad en el México colonial, Zacatecas 1546-1700, Fondo de Cultura Económica, Sección de Obras de Historia, 1a. reimpresión, México 1984, p. 48. El plano esta tomado de la Cartografía histórica de la Nueva Galicia, obra dirigida por el doctor José Antonio Calderón Quijano en colaboración con los doctores Ramón María Serrera Contreras, María Justina Sarabia Viejo, Pablo Emilio Pérez-Mallaina Bueno, Javier Ortiz de la Tabla Ducasse y José J. Hernández Palomo, editada por la Universidad de Guadalajara y la Escuela de Estudios Hispanoamericanos de Sevilla, México 1984, p. 387.
2 Archivo General de Indias de Sevilla (en las próximas referencias citado como AGI), Patronato Real 182, número 5, 1562. Relación hecha por Pedro de Ahumada de la rebelión de los indios Zacatecas y guachichiles y de la alteración en que pusieron al reino de Nueva Galicia, f. 2r, el cual abreviaremos con el nombre de Relación de Pedro de Ahumada.
3 Relación de Pedro de Ahumada, f. 2r.
4 BAKEWELL, Minería y sociedad..., pp. 51-52.
5 GERHARD, Peter: The North Frontier of New Spain, University of Oklahoma Press, EE.UU 1993, p. 109.
6 AGI, Guadalajara 51, carta del dr. Francisco de Alarcón, al rey, 25 de febrero de 1569. 7 POWELL, Phillip W.: La guerra chichimeca, Fondo de Cultura Económica, Sección de Obras de Historia, México 1988, pág. 146.


Fuente: Instituto Nacional de Antropología e Historia.

 

 

Envia tus sugerencias a:   mazapil@hotmail.com

 

Esta página se actualizó por última vez el 07/02/03.